Anticipan desorden en servicios funerarios de Jenni Rivera

Un auténtico caos se avecina en la celebración del funeral público de la cantante Jenni Rivera que se efectuará la mañana del miércoles en el Anfiteatro Gibson de los Estudios Universal.

Cientos de admiradores de la llamada "Diva de la banda" han inundado las redes sociales, así como estaciones locales para protestar por una extraña entrega de unos seis mil boletos por sorteo para quienes quisieran acudir a despedir a la cantante. Otros amenazan con plantarse afuera del Anfiteatro Gibson, para despedirla aunque sea detrás de las vallas.

Sin gran difusión, los organizadores abrieron el lunes un sitio de Internet para que los fans pudieran apartar su acceso, pero lo cerraron rápidamente, lo que causó molestias de los seguidores de Jenni Rivera luego de que se acabaron los boletos.

Los organizadores del evento, sustentados en la representación Jenni Rivera Productions, anunciaron que "no habrá acceso a la prensa de ninguna manera a la cobertura del evento que tendrá un servicio público y otro privado".

La prensa que estuvo plantada frente a la casa de los Rivera en Lakewood y que aguantó de guardia por más de una semana sólo tendrá que conformarse con las transmisiones televisivas que se han acordado con cadenas locales.

La desorganización se dio desde que los propios familiares especulaban que los servicios, primero, se realizarían en el Staples Center de Los Angeles, y después pasaron al Sports Arena de Long Beach, lo que al final no se concretó.