Valientes mujeres empeñadas en sacudir al régimen.

Valientes mujeres empeñadas en sacudir al régimen.

El fallecimiento de un opositor y la agonía de otro han puesto nuevamente en evidencia la falta de libertades en la isla y la decisión de sus autoridades de no modificar el sistema político imperante desde hace más de medio siglo. A pesar de ello, un grupo de valientes mujeres están empeñadas en sacudir al régimen.

A Guillermo Fariñas Hernández, el disidente cubano más famoso en estos días, no le queda duda de que es mejor morir por la libertad, que vivir como esclavo… de un régimen o una ideología. Desde el 24 de febrero pasado se encuentra en ayuno, decidido a llamar la atención del mundo sobre las violaciones a los derechos humanos en su país, en el que, según sus palabras, no hay lugar para disentir. A este psicólogo y periodista de 48 años de edad, hijo de un héroe de la revolución de 1959, y alguna vez militante del Partido Comunista Cubano, se le ha empezado a conocer como “El Gandhi cubano” por su protesta pacífica contra el trato inhumano recibido por quienes, como él, no simpatizan con la “dinastía de los Castro”: Fidel (el hombre fuerte de la isla) y Raúl (el gobernante en funciones). Recluido actualmente en el área de terapia intensiva de un hospital de su natal Santa Clara (población ubicada en el centro del país), el huelguista no tiene muchas esperanzas de ser escuchado, sobre todo cuando unos meses antes que él su compañero de lucha Orlando Zapata tomó el mismo camino sin lograr nada, más que perder la vida. Sin embargo no se desanima: —Ya es hora de que el mundo se percate de que este Gobierno es cruel, y hay momentos en la historia de los países en que se necesitan mártires (...) Orlando Zapata fue el primer eslabón en la intensificación de la lucha por la libertad de Cuba. Yo fui el que agarré el bastón de su relevo, y cuando yo me muera otro lo va a tomar —apunta Fariñas, decidido a llegar a las últimas consecuencias.

Siga leyendo en su revista Contenido de Junio. Ya está a la venta en puestos de periódicos y locales cerrados como Sanborns.